EL HOMBRE Y SU CONEXIÓN CON EL UNIVERSO: EL SER PRÓSPERO Y ABUNDANTE

Los momentos actuales que vivimos, nos está llevando a volver la mirada a nuestro interior.

Domingo 9 de Agosto del 2020 | 3:13 pm

Por: Carmen Lescano Silva (Profesora de Yoga y Educadora de salud Ayurveda)

Algunas grandes preguntas que se hace el ser humano es: ¿qué es lo que merezco?, ¿cómo puedo superar lo que me limita?, las respuestas a estas preguntas son personales, pero se enfocan en el auto descubrimiento espiritual.

Descubrir tu relación con la prosperidad y abundancia es abrirte a un gran crecimiento espiritual. Generalmente nos enfocamos en las cosas materiales que nos faltan, como el dinero para pagar las cuentas, el trabajo, la casa, el auto, pagar deudas, entre otros. Y dejamos de lado, otros aspectos como la salud, el descanso, entre otros. Es cierto que en el mundo donde estamos las cosas materiales como el trabajo, la casa o el auto son necesarios, pero no es lo fundamental ni mucho menos todo. Es un error pensar que solo por tener casa y auto logramos prosperidad y abundancia. Es como decir, que el niño que aprendió a sumar, restar, multiplicar y dividir ya es un experto matemático, sabemos que no es así, porque existe otras cosas más dentro del campo de las matemáticas como logaritmos, exponenciales, ecuaciones entre otros.

La prosperidad en un aspecto amplio es un fluir total y en armonía con el universo, donde logramos armonía en nuestra salud física, mental, emocional y reconocemos el milagro de estar vivos, tener salud y poder respirar. Los momentos actuales que vivimos, nos está llevando a volver la mirada a nuestro interior y tomar mayor consciencia de estos aspectos. Sentimos que la vida fluye, cuando nos damos cuenta que existimos, que respiramos.

Cuando experimentas situaciones límites o en momento de meditación, puedes revisar tu vida en el último instante y preguntarte ¿valió todo lo que hice? ¿pude haber hecho otra cosa? Y aquí puedes ver que tanta gratitud tienes por todo lo que has aprendido de los eventos de tu vida y de las personas que te relacionaste. Poder ver que cada evento, independientemente si el resultado fue fallido o no, nos dejó un aprendizaje y agradecer lo ocurrido sabiendo que fue perfecto, porque sin ello no se hubiera dado el aprendizaje, es realmente poder comprender la abundancia y prosperidad de la vida.

LEE TAMBIÉN: ¿QUÉ ES EL YOGA?

La prosperidad no es necesariamente lo externo, es mucho más amplio y se asocia con el fluir mismo de la vida en este espacio y tiempo, es lo que está dentro de cada uno de nosotros.

Muchas veces confundimos prosperidad y abundancia con éxito, y asociamos equívocamente este concepto con cosas materiales, como el carro, la casa o la pareja. Sin embargo, el éxito es la capacidad de convertir en realidad nuestros deseos fácilmente. No solo incluye la riqueza material, sino también todo aquello que muestra lo abundantes que somos, por ejemplo, el hecho de estar vivos, de tener salud, de tener paz interior, de sentir entusiasmo por la vida, de tener vigor, tener una familia, amigos, personas que nos quieren, entre otros. El éxito tiene muchos aspectos, y lo material es solo uno de sus componentes.

El saber y sentir que somos parte de algo más grande (que lo llamamos, Dios, Divinidad, Consciencia Universal, la Unidad) y que el espíritu divino vive dentro de nosotros y en todas las cosas que vemos, nos permite experimentar el éxito verdadero, que consiste en experimentar la vida misma con asombro, de dejarnos sorprender cada día y tener la confianza, que independientemente de lo que nos toque experimentar, siempre podemos encontrar un aprendizaje para nuestra crecimiento y evolución espiritual. Para poder experimentar el éxito, la abundancia y la prosperidad debemos mantener en armonía el flujo del dar y recibir desde el amor, un ejemplo sencillo de esta armonía, lo encontramos en la naturaleza, las flores nos dan su aroma y colorido y nosotros apreciamos y admiramos. Igual podemos decir del canto de los pajaritos, de un día de sol, de una rica y jugosa piña. La naturaleza es abundante y prospera, son nuestros pensamientos y creencias erróneas que nos limitan e impiden verlo. Si deseas empezar a vivir en abundancia y prosperidad, te invito hacer el siguiente ejercicio:

Saca una hoja de papel y escribe cinco cosas por las que estas agradecido en tu vida, piensa que por más difícil que sean las situaciones que nos han tocado vivir, siempre hay algo que agradecer, por ejemplo, puedes empezar agradeciendo el hecho que hoy has podido abrir tus ojos y puedes respirar, que tienes salud, que no falta un pan en tu mesa, que tienes un trabajo, o el poder disfrutar de la compañía de tus seres queridos, entre otras cosas. Cuando tengas las cinco cosas, léelas cada una en voz alta y dí ¡GRACIAS!, observa que sientes o pasa en tu cuerpo. Repítelo por los siguientes tres días.

Al hacer este ejercicio te vas a dar cuenta de lo abundante que es tu vida, y que quizás no habías tomado consciencia de ello, porque tus pensamientos estaban puestos en cosas externas como el pagar cuentas, o quizás preocupaciones del trabajo.

Recuerda, el éxito está en aprender a dejarnos sorprender por lo que la vida nos regala cada día, sabiendo que cada experiencia trae un aprendizaje para nuestro crecimiento espiritual.

Encuentra más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter