EE.UU. Y RUSIA EN CARRERA NUCLEAR

China hace advertencia a Estados Unidos para que no haga ensayos atómicos.

Mientras que Rusia ya amenazó con ataque nuclear a Europa.
A+

China anunció que censura los planes de EE.UU. para llevar a cabo pruebas nucleares e insta a las autoridades de ese país a cumplir con sus obligaciones internacionales.

“Insistimos en que Estados Unidos debe cumplir estrictamente sus obligaciones y poner fin a las pruebas nucleares. Esperamos que escuche a la comunidad internacional”, ha señalado la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying.

La alta funcionaria china ha hecho hincapié en que Washington debe abandonar los programas que podrían socavar la estabilidad global y el orden estratégico del mundo. Para materializar esta meta y garantizar el desarme y la no proliferación de armas de destrucción masiva, es necesario que dicho país contribuya a la cooperación internacional, ha manifestado Hua.

DESEO DE TRUMP

La advertencia de China se produce luego de que el diario The Washington Post publicara en su edición del 22 de mayo que la Administración del presidente de EE.UU, Donald Trump, estudia llevar a cabo la primera prueba nuclear del país desde 1992.

“El asunto surgió en una reunión de altos funcionarios que representan las principales agencias de seguridad nacional el 15 de mayo, luego de las acusaciones de los funcionarios de que Rusia y China están realizando pruebas nucleares de bajo rendimiento, una afirmación que no ha sido confirmada.

A su turno, el portal estadounidense Defense News, citando al subsecretario adjunto de Defensa en funciones para asuntos nucleares de Estados Unidos, Drew Walter, informó que “una prueba muy rápida con diagnósticos limitados” podría ocurrir “en cuestión de meses”, si lo ordena el presidente.

EL GATILLO DE PUTIN

Esta situación agrava el momento, luego que el presidente Vladimir Putin aprobara uno de los documentos esenciales de la Rusia nuclear. Se trata de la guía de utilización de su ingente arsenal nuclear. Es el último recurso. Aquel que nunca debería ser empleado, pero que necesita de un protocolo para saber qué hacer con una fuerza destructora capaz de aniquilar varias veces el planeta. La principal novedad del documento, que reemplaza al publicado hace diez años, es determinar cuándo es legítimo el uso de la fuerza nuclear. Moscú lo tiene muy claro. En un mundo plagado de tensiones en la zona gris, guerras híbridas o amenazas no convencionales, no puede quedar espacio para la vacilación.

Según ‘Russia Today’, que desgrana los fundamentos de los principales peligros para Rusia contenidos en el texto, “la proliferación y presencia de armas de destrucción masiva en países vecinos, el despliegue de armas nucleares en los territorios de Estados no nucleares, y el despliegue de armas ofensivas en los países que ven a Rusia como un adversario potencial”, son motivos razonables para que Moscú pudiera utilizar su fuerza destructora.

La justificación encuentra su razón en la respuesta ante una amenaza inminente que pusiera en peligro su seguridad o la vida de sus ciudadanos.

Encuentra más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.