CAEN HERMANA DE ‘CHOLO JACINTO’ Y LA LÍDER DE ‘LOS CHACALES DE VENTANILLA

DURO GOLPE A TRAFICANTES DE TERRENOS

Viernes 28 de Junio del 2019 | 5:43 am

Dieciocho miembros de la banda delictiva ‘Los Chacales de Ventanilla’, dedicados al tráfico de terrenos, entre ellos Teodosia Bellido Aucayari, hermana del recordado sanguinario hampón fallecido Jacinto Bellido Aucayari, “Cholo Jacinto”, fueron capturados en operativos simultáneos, donde se allanaron 24 inmuebles con la presencia de 27 fiscales especializados en Crimen Organizado en San Martín de Porres, Ventanilla y Callao.

La intervención se produjo la madrugada de ayer, el cual también se detuvo a la cabecilla de la organización criminal Carmen Olivares Ortega (54), según informó el comandante PNP Rodolfo Porfirio Díaz, responsable del operativo.

La principal líder cayó con su hijo y lugarteniente Edgard Saravia Olivares (37), en una vivienda de la urbanización Los Pinos del Naranjal, en el distrito de San Martín de Porres.

Se conoció que dos miembros policiales y funcionarios del Gobierno Regional del Callao y municipalidad de Ventanilla estarían involucrados. Se hallaron dos pistolas en una vivienda.

“Las capturas son el resultado de un trabajo de inteligencia de varios meses. La banda traficaba terrenos en el Proyecto Especial del Parque Porcino, en Ventanilla, por los que pedían entre 5 mil y 20 mil soles”, detalló el oficial.

Precisó que para ello contaban con sellos de arquitectos y abogados para falsificar las constancias de posesión de los terrenos y presentarlas en la municipalidad, dándole aparente legalidad y luego venderlos.

Se conoció que ‘Los Chacales de Ventanilla’, venían efectuando sus fechorías desde hace 3 años, realizando usurpaciones en el Parque Porcino, donde crearon tres asociaciones de vivienda para poder usurpar los terrenos particulares y del Estado.

Participaron 500 efectivos de las unidades Suat, Dinoes, Diviat y Policía de Carreteras.

Los detenidos pasarán 15 días en la Prefectura de Lima, donde serán investigados, que de comprobarse su delito podrían resultar con hasta 25 años de prisión.