¿DE DÓNDE VIENE EL VACÍO EMOCIONAL?

Recuerda siempre, todo lo que sentimos, aun lo que consideramos a nuestro juicio negativo, solo ocurre por una razón, para que tomemos consciencia de nuestra luz, podemos entrar en comunión con nuestra esencia, con Dios, con la Divinidad, con la Unidad, como lo llames.

A+

El vacío emocional viene de nuestras primeras etapas de vida como la infancia y adolescencia, algunos autores señalan que incluso muchas de las memorias que traemos viene de situaciones no resueltas de nuestros ancestros y que fueron trasmitidos vibracionalmente a través del ADN a nuestra madre y de ella a nosotros, e incluso situaciones vividas y no resueltas que vivió nuestra madre al momento de la gestación y del embarazo, están grabado en nuestro inconsciente (es lo que se conoce como el proyecto sentido). Generalmente, el vacío emocional viene de la sensación de soledad, de haber sentido la ausencia de papá o mamá, no necesariamente porque no lo tuvieras, sino porque sentiste que no estuvieron disponibles para ti cuando lo requeriste, o quizás de sentir que no valoraron tu esfuerzo en algo que hiciste. Estas sensaciones que pudiste haber tenido a muy corta edad, puede llevarte ahora de adulto a tener un auto concepto negativo de ti mismo y tener una autoestima baja o una necesidad muy fuerte de atención y aprobación de los demás, como una forma de compensar la falta de atención de papá o de mamá que de niño pudiste sentir. Estas sensaciones que están grabadas en tu inconsciente hace que te sientas incompleto.

Una de las preguntas que podemos hacernos, es qué hay detrás de un vacío emocional, son muchas las probables respuestas que nos están dando mensajes de algo que tenemos que aprender, quizás ser conscientes del:

  • Miedo a estar a solas, miedo al qué dirán los demás
  • Incapacidad emocional, ansiedad o angustia
  • Miedo a no poder tomar decisiones
  • Dependencia emocional hacia la madre o el padre y luego cuando crecemos lo trasladamos a la pareja
  • No poder convertirnos en quién vinimos a ser y disfrutar de nuestro paso por esta vida

Recuerda siempre, todo lo que sentimos, aun lo que consideramos a nuestro juicio negativo, solo ocurre por una razón, para que tomemos consciencia de nuestra luz, podemos entrar en comunión con nuestra esencia, con Dios, con la Divinidad, con la Unidad, como lo llames. Recuerda un viejo adagio “Solo en la más profunda y negra oscuridad, podemos ver la luz brillar”.

Quizás alguno nos tocó vivir situaciones hostiles de niños, como maltratos físicos o psicológicos, gritos, abusos, abandono, violación, muerte de un ser querido, entre otros y pensamos que esas experiencias fueron lo peor. No solo sentimos que fue lo peor por el hecho en sí, sino por la soledad que interpretamos, y que tuvimos que vivir. Digo interpretamos, porque realmente, no estamos solos, somos parte de la Unidad, pero en ese momento si lo sentimos de ese modo y eso grabamos en nuestras memorias inconscientes. Nos preguntamos ¿Dónde estaba mamá o papá para protegernos y defendernos? ¿Dónde estaba mamá o papá para que poder contarles lo que nos estaba pasando? ¿Por qué no se daban cuenta? ¿Por qué no pudimos contárselo? Tantas preguntas sin respuesta que puedan menguar lo que sientes ahora.

Cuando un niño no puede acudir a mamá o papá es porque ella no ha creado la confianza, la seguridad y la intimidad emocional suficiente y está dispuesta a dar voz a sus hijos delante de cualquier adulto, en este caso, el niño se siente desprotegido, solo, vulnerable, ya que mamá no está conectada y no se encuentra emocionalmente para él.

LEE TAMBIÉN: ¿QUÉ ES EL VACÍO INTERIOR?

Los padres están en un hacer constante: trabajando, arreglando algo, cocinando, comprando, limpiando, planchando, preocupados con las finanzas, con los pagos, con el celular, la pregunta es ¿en qué momento hay tiempo para estar con los hijos?

Los hijos necesitan “llenarse de mamá” y “llenarse de papá”. ¿Cómo ocurre esto? Dándoles presencia de calidad por elección y no por obligación. Los hijos necesitan que mamá y papá estén por ellos y para ellos algunas horas al día, algunos momentos. El tiempo que se pueda dar no solo dependerá de la disponibilidad de la madre o el padre, sino también de la capacidad emocional de dar de cada uno de ellos.

Si lo primero que se te viene a la mente son los motivos (pretextos) por los que no puedes estar presente y atender a tus hijos como realmente necesitan, en vez de tener el pensamiento de cómo podrías hacer para poder estar más y mejor tiempo con ellos, es porqué en realidad te duele estar presente, te ahogas con ellos, necesitas huir, necesitas estar ocupada para no sentir. Te invito que en ese momento te preguntes ¿Qué es lo que no quieres sentir?, y eso es precisamente nuestro vacío emocional. Nuestra capacidad de “dar” dependerá de lo que hayamos “recibido”. No es la cantidad de tiempo que pasamos juntos en la misma casa lo que llena el alma, sino el tiempo de “exclusiva” que se le dedica a cada hijo.

Frases que le confirman a un niño que es mirado: “Tú vales”, “tú me importas”, “tú eres especial”, “tú mereces”, “te valoro”, “te acepto”, “te amo”.

Es la presencia de mamá y de papá, la disponibilidad, las ganas de estar con ellos. Si mamá o papá no elige estar por ellos y para ellos, o simplemente alguno de ellos no está por muchas razones, porque siempre hay algo más importante que hacer que compartir ese momento con ellos, o quizás se fue, entonces la sensación interna es de vacío. Y albergan pensamiento como: “No valgo lo suficiente”, “no importo lo suficiente”, “no lo merezco”, “soy malo” o “hice algo malo por lo que no quieren estar conmigo”.

Si eres padre o madre, te invito a que reflexiones y te preguntes ¿Cuándo fue la última vez que estuviste presente, en cuerpo y alma, por tu propia elección con tu hijo o hija y no por “obligación”? Lo recuerdas, ¿Cuándo fue? ¿Qué hiciste y cuánto tiempo estuviste presente con él o ella? ¿Qué hicieron? ¿Cómo se sintieron? ¿Disfrutaste esos momentos?

Recuerda, cada día es una nueva oportunidad para empezar de nuevo, ¡solo toma la decisión y hazlo!!

Carmen Lescano Silva

Profesora de Yoga, Ayurveda

Coach Ontológica.

[email protected]

Encuentra más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.