CRONOLOGÍA EN LA SEMANA DE NUESTRA INDEPENDENCIA

El coronel (r) del Ejército Martín Alvarado nos hace un resumen de nuestra historia republicana.

A+

Colaboración para EXTRA del coronel del Ejército del Perú (r) Martín Alvarado, quien además es historiador, educador y profesor en la Escuela Militar de Chorrillos.

16 de julio

EN LA MAÑANA

“La Gaceta de Gobierno de Lima

Lima independiente”, el informativo de lima, informaba, de los hechos acaecidos el domingo. Y, pese haber participado la mayoría de los ciudadanos en los actos mencionados “todos” adquirieron el periódico para leer lo que se decía sobre la Declaración de la Independencia”.

“Este periódico …” publico que:

“La declaración pública de la voluntad universal le hizo advertir –a nuestra ciudad – que entraba por la primera vez en el ejercicio de los derechos de un pueblo libre e independiente…

¡Día 15 de julio de 1921! Día inolvidable que marca la época de la regeneración del Perú: más bien diríamos la de su existencia”.

Al promediar mediodía hubo un bando (disposición que se anunciaba mediante toque tipo fanfarria) por el cual se ordenaba que el vecindario a iluminar profundamente sus casas a partir del día Martes  hasta el Domingo  de julio. Inclusive mientras tanto estando la harina muy escasa en la ciudad de lima, Lord Cochrane recibió órdenes del mismo general San Martin para que desembarcara en chorrillos 200 fanegas de trigo de la nave “San Martin”, surta en esa bahía.

EN LA TARDE

El campamento del ejercito patriota en la legua se convirtió lugar obligado de paseo para el pueblo limeño que no se cansaba de contemplar y admirar a los valientes y decididos  soldados de San Martin. Hubo otros grupos que se dirigieron al balneario de chorrillos a ver los restos de la nave de Cochrane que se había hundido. Todo era una fiesta, más aun con la provisión de harina que ya hallaba en camino de lima

Día MARTES 17 DE JULIO

EN LA MAÑANA

A tambor  redoblante se anunció que permanecía todavía abierta en todas las salas capitulares de la ciudad el acta de la independencia y que los ciudadanos  podrían firmarla y suscribirla quienes aún no lo habían hecho.

El cabildo  limeño invito, esa misma mañana, a Lord Cochrane su señal , para que visitara “la ciudad, al promediar. Ya que había permanecido hasta ese muerto  en Chorrillos

5 DE LA TARDE

Lord Cochrane montado un hermoso corcel, ingresa a Lima por  la portada de Guadalupe. Desprecio así el carruaje que le envió el Marqués de Monte mira. Una larga comitiva lo acompañaba, en medio de los vivas y aplausos de la multitud que se congreso  a los largo del trayecto para darle la bienvenida.

Lord Cochrane llego a Palacio a las 6 de la tarde aproximadamente y la recepción y saludos que se le tributaron  se extendieron hasta “promediar la noche”.

El General San Martin, que no estaba en muy buenas relaciones con el Lord almirante, se había retirado a su campamento.

La “comidilla y comentarios de comadres” por tanto fue el evidente distanciamiento que se veía entre San Martin y el jefe de la escuadra patriota.

DÍA MIÉRCOLES 18 DE JULIO

EN LA MAÑANA

LEE TAMBIÉN:  EMBLEMAS NACIONALES: LA BANDERA PERUANA

El Arzobispo de Lima, excelentísimo Bartolomé María de las Heras. Se trasladó a la Legua, a presentar sus respetuosos saludos al General San Martin y  envía, con uno de sus ayudantes, el diseño del estandarte con que se debería juramento para nuestra independencia, a la comisión encargada de los preparativos.

Quedava organizada una guardia cívica, para sustituir a los soldados del regimiento español “Concordia”. El flameante cuerpo fue puesto a órdenes del Márquez de Torre Tagle, al que le otorgaron el grado de Coronel.

DIA JUEVES 19 DE JULIO

Las diferentes corporaciones se reúnen y comienzan a tomar las medidas para levantar arcos triunfales en las principales calles de la ciudad.

Ya se había filtrado la noticia en todo Lima que San Martin había escogido el día 28 de Julio para la jura de la independencia.

DIA DOMINGO 22 DE JULIO

POR LA MAÑANA

Un tambor redoblante saco a los pocos incrédulos que se habían quedado en sus casas, y agrupo a los que se hallaban en la calle, para hacerles saber que el General San Martin, teniendo en cuenta la decisión del día 15 de julio , en que se había suscrito del Acta de la Independencia, les comunicaba:

“ciudadanos, mi corazón, que nada apetece más que vuestra gloria, y a la cual consagro mis afanes, ha determinado que el día sábado 28 de julio se proclame vuestra feliz independencia…”

Fue otro día de Algarabía para la ciudad y los preparativos para las fiestas se acentuaron. Los sastres costureros y modistas no se daban Abasto para satisfacer los pedidos y se veía a las Damas acompañadas de sus “NEGRITAS”, recorriendo tiendas y joyerías. Peleterías, Perfumerías y haciendo cita con las peluquerías. Las de los portales de la Plaza de Armas, “no cabían de contertulios”, que siempre tenían las ultimas noticias referentes a los planes de ataque del virrey, y, también especulaban sobre los probables planes de San Martin

LUNES 23 DE JULIO

Se hizo oficial lo que todo Lima esperaba. El General San Martin hizo saber el Cabildo su decisión de que la Jura de la independencia se

llevara a cabo el próximo 28.
El texto que el libertador

Hizo llegar al cabildo decía que: He mandado por bando que el próximo sábado 28 se solemnice y proclame la Independencia, prestando en el día inmediato el debido juramento – el cabildo- con arreglo a la fórmula que acompaño”.

El tenor de dicha fórmula era:

“Juráis por dios y la Patria sostener y defender con vuestra opinión y persona y propiedades la independencia del Perú del gobierno español y de cualquier otra denominación extranjera? Si así lo hiciereis Dios os ayude y, si no, El y la patria os lo demanden”.
El cabildo, a su vez, curso invitaciones a todo el pueblo, vecinos notables y, en especial, al general San Martin, para que presidiera tal acto.

DIAS MARTES 24

MIERCOLES 25, JUEVES 26 Y VIERNES 27

Lima es una ciudad engalanada y muy alegre. Se avistaban arcos triunfales que se levantan en sus esquinas, y grandes tabladillos en sus principales plazas. Hay una constante romería de otra Plaza, y también al campamento patriota.
Grupos de “palomillas” que nunca faltan recorren la ciudad de un extremo a otro, cantando y dando vivas a la Patria naciente y a San Martin. En todas las fiestas y al rasgar de una guitarra se canta “La chicha “con similares coplas como:

Patriota, el mate
De chicha llenad,
Alegres brindaremos
Por la Libertas.
……………………………………………………
Gloria eterna demos
Al héroe divino
Que nuestro destino
Cambiado a por fin,
Su nombre grabemos
En el tronco bruto
Del árbol que el fruto
Debe a San Martin

Por otro lado se oía también el contagioso estribillo que repetia:

Compatriotas, al templo glorioso
Dela fama subid con valor;
Ya os espera el laurel venturoso, venid pues a cubriros de honor.

Así mismo empiezan a circular las invitaciones oficiales para los actos a realizarse.
Se le cursa una invitación especial a Lord Cochrane que decía:

“Lima va a solemnizar el acto más grande que haya efectuado en siglos o desde su fundación: la Proclamación de su Independencia. . .; y deseando este Cabildo dar a la ceremonia todo el decoro y solemnidad posible, cree indispensable. . . se digne asistir a este acto el sábado 28 de julio de 1821”

El texto de las demás invitaciones que circulación fue:
“El Ayuntamiento de esta Capital pone en noticia de V. que el sábado 28 del que rige a las 10:00 a.m. se proclamara su Independencia. . ., para que se sirva acompañarle en señal de patriotismo y decisión por la sagrada causa de la Libertad”.

Al desembarcar, San Martin Arengo a sus tropas expresando con la más alta emoción de su espíritu: “Acordaos que vuestro gran deber es consolar a la América y que no venís a hacer conquistas sino a libertar pueblos. El tiempo de la opresión y de la fuerza ha pasado. Yo vengo a poner término a esa época de dolor y humillación”.
_________

El viernes 27 por la noche la ciudad se ilumino y alegro sus cielos con fuegos artificiales, – con la quema de cohetes y se dieron una serie de retretas. La ciudad estaba pomposamente iluminada y la alegría reinaba por doquier.

SABADO 28 DE JULIO

6 DE LA MAÑANA

Un gran sonido despertó la ciudad con un repique de campanas y diana. Todos los templos de la ciudad echan badajos al vuelo. Y, no obstante ser un día de invierno, el Sol aparece esplendoroso, lo que el pueblo considera un presagio divino.
A partir de las 8 de la mañana la gente empieza a llegar a la Plaza principal. Los caminos que conducen a Lima se ven muy animados por toda la gente que venía a presenciar y a participar “en la Jura a la Patria naciente”
10:00 DE LA MAÑANA

Bajo 1.000 repiques de campanas, sale por la puerta principal de Palacio de Pizarro el General San Martin, junto con el Gobernador Político y Militar de la ciudad, Marques de Montemira. Le acompañan el Estado Mayor y demás Generales del Ejercito Libertador.

Precede la comitiva la Universidad Mayor de San Marcos con sus cuatro Colegios. Los prelados de las órdenes religiosas, algunos oidores y los principales de la nobleza, todos en caballos ricamente enjaezados.

La tropa había formado en la Plaza y en los mástiles embellecidos flameaban las banderas del Perú, de Buenos Aires y Chile.

En el espacioso tablado levantado frente al Pasaje de Petatero el General Don José francisco de Martin y matorras recibió el pendón de manos del Señor Gobernador de la ciudad y, luego, enarbolándolo y mostrando su escudo de armas dijo, levantando la voz:

De la manera más emocionante y sublime

“Desde este momento del Perú es libre e independiente por la voluntad general de los pueblos y por la justicia de su causa que Dios defiende”.

Luego agitando la nueva bandera de la naciente nación grito:

“¡Viva la Patria! ¡Viva la Libertad! ¡Viva la Independencia!

LAS PLAZAS DE LA INDEPENDENCIA

Luego el general, San Martin y la comitiva descendieron del tabladillo, montaron en sus cabalgaduras y se dirigieron por la Calle de Mercaderes llegando a la Plazuela de la Merced y, en ella, repitieron la misma escena de la Plaza Mayor. Otro tanto se hizo en la Plaza de Santa Ana (hoy conocida como plaza Italia) e, inmediatamente (hoy plaza bolívar frente al congreso de la república) en la Plaza de la inquisición.

REGRESO A PALACIO

Luego del retorno de San Martin a Palacio de Gobierno donde el Almirante Cochrane esperaba a la comitiva desde uno de sus balcones, en compañía de algunos de sus ayudantes

Luego se entregaron diferentes presentes entre ellos, medallas recordatorias entre los asistentes, y se arrojaron otras tantas al pueblo, junto con “salvillas de plata” para magnificar el acto

Se distinguió por su magnificencia al Colegio de Abogados de Lima, que por no haber podido contar con los respectivos caballos para la marcha, se destacó arrojando monedas.

Los miembros del Cabildo pasaron a su sede y, en el balcón principal, con frente a la Plaza, se expuso el pabellón nacional de esta nuestra nación reciclamente a la vida independiente

LA PRIMERA NOCHE INDEPENDIENTE

La iluminación de todas las cosas de la ciudad. Las campanas seguirán repicando. Empiezan a llegar los invitados al gran baile que ofrece el Cabildo. La tropa no puede contener un pueblo curioso y excitado que también irrumpe en los elegantes salones.

La aglomeración hizo, según carta de Tomas Guido a su esposa, “que no se pudiera lucir el abrigo que se había preparado para los convidados”. El baile fue animado por dos orquestas. Una dirigida por el agustino Fray Cipriano Ramírez, compuestas por algunos criollos; y la otra dirigida por el músico mayor Matías Sarmiento, perteneciente al Batallón N°.8.
El lujo desplegado fue tal que, nos dice un testigo:

“Concurrió el bello sexo, tan exquisitamente adornado con joyas, plumas y bandas de la patria, que pareciera traía cada una de las señoras todos los reales y hermosuras de las tres gracias descritas por la Mitología”.
El baile duro hasta “altas horas de la madrugada”

DIA DOMINGO 29 DE JULIO

Campanas al vuelo.
10:00 a.m. Tedeum en la Catedral; oficiante el entonces Arzobispo de Lima, Bartolomé María de las Heras, el sermón lo ofreció el franciscano Fray Jorge Bastante
Terminaba la misa, volvió el general San Martin a Palacio, acompañando por su comitiva. Detrás venia Cochrane con sus ayudantes.
Luego se trasladó el Cabildo en pleno a su sede. Lo mismo que las Órdenes religiosas, para llevar a cabo la Jura de Independencia en sus respectivos locales.
Teniendo en cuenta que los miembros de la Universidad y el Colegio de Abogados lo eran también del Cabildo, La Universidad y algunas órdenes religiosas pospusieron el Juramento para el día 30.
Las órdenes religiosas que juraron la mañana del 29 fueron solamente 2 las de San Francisco y la Merced.

POR LA NOCHE

El baile de gala se realizó en el Palacio de Gobierno y lo ofreció el General San Martin. Nuevamente fue un despliegue de lujo y sobre todo en gusto. Y el General San Martin, según la Gaceta, “departió entusiasta y amigable con todos los asistentes, robándoles el corazón” Con este baile se dieron por finalizadas las fiestas que celebraban la Independencia del Perú.

Encuentra más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.