COVID-19: ¿TRAS LA PANDEMIA QUÉ?

Es indudable que la pandemia por Covid-19 ha traído una serie de consecuencia no solo físicas sino también psicológicas.

A+

ESCRIBE: Lic en psicología. José Alonso Sandón Q.

Es indudable que la pandemia por Covid-19 ha traído una serie de consecuencia no solo físicas sino también psicológicas. La salud mental viene siendo especialmente afectada de manera directa e indirecta por el SARS-COV-2 desde el inicio de la cuarentena hasta hoy con una segunda hola sobre los hombros y que todo parece indicar continuará durante los siguientes meses. Incluso años.

Depresión, ansiedad, trastorno de estrés postraumático, alteraciones en el sueño, alteración del duelo, ideación suicida, autolesiones, suicidios, comportamiento impulsivo son algunos de las consecuencias producto de la pandemia y cuarentena que al día de hoy son una realidad y van en aumento con el correr de los días.

Lo observo en la consulta: de cada 5 nuevos casos 4 son por consecuencia de la pandemia. Se han activado psicopatologías o desarrollado éstas en el transcurso de los meses en toda la población, con especial énfasis en mujeres y adultos mayores.

Ya en el mes de octubre la OMS anunciaba que los servicios de salud mental esenciales se vieron paralizados o alterados en el 93% de los países.

A ello le sumamos el incremento en la demanda por los servicios de salud mental (Psicoterapia, psicología) los cuales no están siendo cubiertos a cabalidad en el 67% de los casos.

Otro dato relevante es el relacionado con el incremento de suicidios a nivel mundial. Tenemos el caso de Japón, que no obstante ser un país donde la pandemia y el confinamiento no han afectado económicamente con en otras naciones, en el mes de octubre el promedio de suicidios diarios fue de 2.153 respecto a las muertes diarias por Covid-19 el cual fue de 2,087. Preocupante es la cifra de suicidios en mujeres los cuales aumentaron en 83% respecto al mes de octubre de 2019.

LEE TAMBIÉN: AFP: NUEVO CRONOGRAMA PARA RETIRO DE HASTA S/17,200

Teniendo este panorama general nos preguntamos qué ocurrirá durante los siguientes meses en nuestro país y cuáles serán los efectos de mediano y largo plazo en la salud mental como consecuencia del Covid-19.

En primer lugar la preocupación constante por la llegada de las vacunas jugará en contra en aquellas personas cuyo rasgo de ansiedad es más marcado. Debemos prepararnos para una eventual hola de episodios ansiosos en la población. En segundo lugar fortalecer los servicios de salud mental debería ser una prioridad para el gobierno del presidente Sagasti y el entrante, dejar de lado o no prestarle la debida atención nos traerá consecuencias que podrían afectar incluso en el rendimiento laboral, académico o afectar conductas prosociales. En el tercer lugar es indudable la aparición de diagnósticos más complejos como el Trastorno por Estrés Postraumático (en el cual me explayaré en una siguiente columna), y cuya atención oportuna y cobertura deberían ser una prioridad en los sistemas de salud.

En 4to lugar, pero no menos importante debemos mantenernos vigilantes en el aumento de suicidios y prepararnos para trabajar coordinadamente sociedad civil y estado para prevenir la perdida de vidas humanas por esa causa.

Por otro lado un aspecto si bien no relacionado directamente con la salud mental, pero sí vinculado a esta se trata de los procesos de aprendizaje de los estudiante en etapa escolar y con ello también sus procesos de socialización. Es importante que este año de pandemia y los meses que vendrán no afecten dramáticamente la vida adulta de los niños y adolescente que hoy asisten a sus escuelas de manera virtual. Especial énfasis también en el cuerpo docente a quienes también este contexto los ha afectado.

Sigue al Diario Extra en sus redes sociales de FacebookTwitter e Instagram.