BATALLA LEGAL POR UN GATO COSTÓ US$ 26.000

Ozzy es un gato gris y blanco residente del adinerado barrio londinense de Brackenbury Village.

Los propietarios recurrieron a un reputado abogado para prohibir a una vecina que alimentara a la mascota. (Foto referencial)
Viernes 17 de Enero del 2020 | 2:23 pm

Ozzy, un gato gris y blanco residente del adinerado barrio londinense de Brackenbury Village (Reino Unido) regresaba de cada una de sus escapadas con la barriga llena y el pelo sedoso, según varios periódicos británicos.

Jackie Hall (56) estaba preocupada porque el gato se iba de casa y no volvía en buen rato, por lo que le pusieron un collar GPS que reveló la vida secreta de Ozzy: pasaba las horas en casa de una vecina.

Los dueños de Ozzy recurrieron a un reputado abogado para intentar prohibir a Nicola Lesbirel que alimentara a la mascota, iniciando una batalla legal en el 2015 que en total costó a ambas partes más de 20.000 libras (26.000 dólares).

En respuesta, Nicola aseguró que el felino “es amado y mimado, está muy apegado a su territorio y a mí”.

Tras varios años, finalmente llegaron a un acuerdo legal vinculante antes de Navidad, por el cual la vecina aceptó limitar sus interacciones con el animal.

Encuentra más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.