AFIRMAN QUE ‘GRINGOS’ SIGUEN MOVIENDO TROPAS A LA REGIÓN.

AMENAZA REAL

Martes 5 de Marzo del 2019 | 6:24 am

La amenaza de una intervención estadounidense en Venezuela sigue siendo real, declaró Vladímir Zaemski, embajador ruso en Caracas, en una entrevista con el periódico Rossiyskaya Gazeta.

“Desafortunadamente, la amenaza de intervención militar en esta república latinoamericana por ahora es real”, sostuvo. “Disponemos de información de que EE.UU. y sus aliados están realizando varios esfuerzos para aumentar su presencia militar en algunas áreas contiguas a Venezuela”, agregó.

El diplomático ruso señaló que “las intervenciones militares de EE.UU., según podemos observar a lo largo de la historia después de la Segunda Guerra Mundial, llevaron consigo solo la destrucción, la muerte, el dolor y el sufrimiento para las naciones ‘liberadas’”.

Zaemski subrayó que no puede predecir “cómo va a actuar Washington, que en los últimos tres años ha violado todas las reglas concebibles e inconcebibles de comunicación interestatal y derecho internacional con respecto a Venezuela”.

“Una cosa es cierta, las consecuencias de una intervención militar en el territorio de un Estado independiente serán las más deplorables, tanto para Venezuela, como para toda la región latinoamericana”, agregó.

En la misma entrevista, Zaemski acentuó que Moscú reaccionará de la manera “más dura” si las inversiones rusas en Venezuela se ven amenazadas. “Si se emprenden intentos de privar a las compañías rusas de las inversiones en la economía de ese país, vamos a reaccionar de la manera más dura, acudiendo a todas las medidas disponibles del derecho internacional”, aseguró el embajador.

De otro lado, la ONU aseguró que está siguiendo de cerca la vuelta a Venezuela del líder opositor Juan Guaidó, y volvió a subrayar la importancia del diálogo para encontrar una solución al conflicto político.

“Por lo que he visto (Guaidó) ha podido entrar en el país sin dificultades (…) Seguiremos de cerca la situación”, afirmó en una rueda de prensa el portavoz de la ONU Stéphane Dujarric, que apuntó que la organización sigue estando “muy preocupada” por la situación que se vive en el país.